Skip to content

Informe sobre la situación política

6 septiembre, 2011

MovilizaciónUna dictadura global financiera especulativa domina el mundo, dirigida por un número reducido de enfermos, enganchados a la insaciable ambición de la acumulación de riqueza. A su alrededor giran los gobiernos de países grandes y pequeños que responden a sus dictados, tanto los que están adornados por sistemas políticos democráticos como los de partido único. Ninguno, en su comportamiento económico, escapa a la lógica marcada por la dictadura financiera invisible e ilocalizable.

Ellos, los llamados “mercados”, son los que imponen las reglas de juego y se concretan en:

-Los grandes especuladores financieros

-Inversores institucionales de fondos

-Fondos privados de alto riesgo

-Empresas transnacionales como Apple que cuenta con más recursos que toda la banca de la UE.

-Las grandes fortunas, como Warren Buffet que con 50.000 millones de dólares se ha enterado que paga menos impuestos que su secretaria, y entre los que es muy posible que se encuentre la casa real española

-La gran banca privada de todo el mundo

-Las agencias de calificación de riesgos (Moody’s Ficth y Standard & Poor’s)

En España, el bipartidismo político (PP/PSOE) que lleva 33 años engañando, una y otra vez, a las clases medias y bajas. Bipartidismo que, metido en el baile de máscaras de derecha e izquierda, fiel a los dictados del neoliberalismo económico y financiero, se pone hoy de acuerdo para acogotar al estado español ante “los mercados” y para asestar un duro golpe a los principios constitucionales y democráticos de España. Aunque, en campaña electoral, estas dos máquinas de la mentira política, nos intenten convencer, con su neolenguaje del negroblanco, de que todo es por el bien común de los españoles y para defender los principios del “estado del bienestar”.

El único sentido político que tiene esta modificación de la Carta Magna es la de alinearse con la postura neoliberal (en lo económico) y conservadora (en lo político) que apuesta por reducir, drásticamente, el endeudamiento y el gasto público, exigiendo al Estado que no intervenga en la economía para asegurar a la ciudadanía la sanidad, la educación y demás prestaciones y servicios sociales, es decir, que no ejerza su función distributiva de la riqueza. Para esta ideología neoliberal y conservadora, el Estado debe gastar lo mínimo (priorizando con esta modificación el pago de la deuda pública y sus intereses) para atender al mandato divino de la estabilidad presupuestaria, sin recurrir a un sistema fiscal más progresivo, sin perseguir el fraude fiscal, sin atacar al dinero negro y sin investigar sobre los recursos refugiados en los paraísos fiscales, porque para eso ya están “los mercados”.

La otra postura, partidaria de reactivar la economía con inversiones públicas estratégicas, de aumentar la presión fiscal a las rentas altas, de recuperar el impuesto de patrimonio y el de sucesiones, de perseguir el fraude fiscal y de investigar sobre los paraísos fiscales, ha sido descartada por el PSOE una vez más.

Esta reforma está llena de hipocresía por parte de los gobiernos fuertes de la UE, por ejemplo Francia y Alemania, que cuentan con una deuda pública acumulada del 81% y del 83% del PIB, respectivamente, han incumplido, sistemáticamente, el tope del 3% de déficit presupuestario, acordado en Maastricht y en el pacto de estabilidad para la zona euro. De los 17 países de la eurozona solo 3 (Estonia, Luxemburgo y Finlandia) han cumplido con el acuerdo

Tampoco es cierto que el problema de la Economía Española sea su deuda pública acumulada (60,1%). El problema de España a nivel de deuda, lo representa la deuda privada y que alcanza la cantidad de 2,18 billones de euros (el 203,90% del PIB anual). De esta forma, la deuda total acumulada del Estado Español sería:

-Las familias 886.962 millones de euros, 90,30% del PIB

-Las empresas 1,29 billones de euros, 113,64% del PIB

-La Administración 701.501 millones de euros, 60,1% del PIB

Pero además, esta gran deuda (el 264% del PIB), ha sido generada por el sector inmobiliario, de la mano de políticas nefastas sobre vivienda y control del crédito bancario del PP y PSOE. Que no tengan la cara de decirle al pueblo, desde sus poltronas, como si ellos no fueran responsables de la deuda, que esta modificación viene a defender el “estado del bienestar”, cuando saben que sólo servirá para asegurarles a los compradores de deuda española el cobro de la misma y sus intereses.

La política fiscal, sobre impuestos directos, de los últimos 15 años (con gobiernos del PP y del PSOE) se modificó para beneficio del capital y de las rentas más altas. Por ejemplo, el tipo impositivo del IRPF ha disminuido, por arriba, en 18 puntos (de 49,15 en 1994 al 30,80% en 2008) Se anuló el impuesto de patrimonio y se redujo el de sociedades. A esto hay que añadir que no se ataca el fraude fiscal, se permite el invento de las sicav y no se investiga el escape a los paraísos fiscales,

El 80% de la recaudación del IVA, impuesto indirecto por excelencia corresponde a las rentas del trabajo, el 10% a las rentas de capital y el 7% a actividades empresariales.

La Unión Europea del capital tampoco tiene soluciones a los problemas de empleo, bienes y servicios sociales de los pueblos. El capitalismo europeo se montó el chiringuito para defender sus intereses. Su éxito quedó patente en el hecho de quitar a los bancos centrales de los estados miembros la competencia de emitir dinero, asumiendo este poder el Banco Central Europeo sin el control de ningún gobierno, convirtiéndose en un auténtico lobby de la banca francesa y alemana.

Si esto no fuera así, el BCE compraría toda la deuda de la zona euro, por el contrario, lo que si hace es prestar dinero a la banca privada al 1% de interés para que, después, compren deuda pública de los estados al 6% de interés.

Esta crisis financiera global ha pillado a los estados reducidos a la mínima expresión y a los gobiernos mirando para otro lado. Mientras, el grupo de ludópatas que produjo la crisis y reconoció su enfermedad en octubre de 2008, sigue manejando los hilos y sin ser tratado, adecuadamente, como hizo con los banqueros y el gobierno el pueblo de Islandia.

Con las políticas fiscales PP/PSOE, los ingresos del Estado Español van a disminuir en el futuro porque, al subir el desempleo y bajar la actividad económica y el consumo, bajará, también la recaudación, ya que ninguno de los dos partidos está dispuesto a hincarle el diente a los gordos, aunque lo digan en campaña electoral.

Por vía gastos, tampoco van a renunciar a los privilegios, al pan y circo, a los gastos de propaganda, a los gastos militares, a los gastos caprichosos del poder ni a los gastos en seguridad para garantizar el orden establecido.

La estabilidad presupuestaria vendrá de la mano de peores servicios públicos (sanitarios, educativos, de transporte, etc), peores condiciones laborales (peores salarios, aumento de jornada laboral, mayor precariedad) y de la reducción de los prestaciones y servicios sociales de todo tipo.

Ante esta situación, nosotros a la calle a organizar la lucha colectiva

Agrupación Local del PCE en Cáceres

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: